DOSSIER de PRENSA
« volver al listado de prensa
19/04/2012 - El Día de Valladolid
Solidaridad frente a los ladrones
Un club de emprendedores se organiza para ayudar a una socia que sufrió un robo

Todo sucedió el pasado lunes día 9. Cathy Gallego abrió su negocio de interiorismo y bienestar situado en Teresa Gil y se encontró con que unos ladrones se habían llevado todo el material informático y unos 500 euros en efectivo. Su vida laboral se derrumbó en un segundo, no por el valor de los cinco ordenadores que se llevaron, sino por la información que contenían. Diseños, programas de dibujo, agenda de contactos, etcétera. Es decir, diez años de trabajo que se fueron al traste porque los cacos también se llevaron el ordenador donde guardaba la copia de seguridad. «Fue terrible, además me pasó el mismo día en el que mi tienda, Atmósfera, cumplía dos años», asegura.

Fue en ese mismo momento cuando el Club Emprende, al que pertenece Cathy y en el que están integrados 50 empresarios, comenzó a mover su maquinaria para ayudar a la afectada. Alguna empresa de informática le cedió ordenadores, otras de publicidad iniciaron una campaña completamente gratuita, y así hasta llegar a un evento que se organizó ayer en apoyo a esta empresaria en su misma tienda. Todo lo hicieron a escondidas para evitar la previsible negativa de Gallego a ser ayudada.  «Al principio me enfadé un poco por la soberbia que todos tenemos cuando nos quieren ayudar, pero luego me di cuenta de que en este club estoy rodeada de gente asombrosa», asegura.

El respaldo de sus compañeros ha servido para levantar la moral de esta empresaria, nacida en Bélgica y asentada en España desde hace 18 años. “Me llevé un disgusto horrible porque se llevaron cosas muy importantes, como un programa informático personalizado con el que trabajaba”. Curiosamente, los ladrones solo se centraron en el material electrónico y no tocaron otros objetos de valor, como una máquina de magnetoterapia. “Es probable que no supieran lo que era”, dice.

La Policía Científica halló en el lugar de los hechos la huella de un adulto y otra más pequeña, posiblemente de una mujer “o de un niño de unos 13 o 14 años”, según comentaron a la propia empresaria, que ahora quiere pasar página.

A ello le ha ayudado el presidente del Club Emprende, Carlos Burgos, quien organizó ‘en la sombra’ el plan de rescate de Gallego. “El palo que se llevó fue tremendo y nosotros intentamos ayudar porque dentro de este club damos mucha importancia a las relaciones humanas”, explica.

Este club, “que respeta absolutamente al resto de asociaciones empresariales de la ciudad”, se formó a finales de 2009, “en el periodo más crudo de la crisis”. Su lema es ‘Tienes una idea, no estás solo’.

Volver a levantar el vuelo no será nada fácil, pero con el apoyo de sus compañeros, Gallego ya tiene algo de camino andado