DOSSIER de PRENSA
« volver al listado de prensa
07/02/2013 - El Norte de Castilla
Desayuno de Emprendedores con Presidente de Aciturri Aeronaútica en el Norte de Castilla
Como pasar de 1 a 1145 trabajadores
Ginés Clemente expone los secretos del Grupo Aciturri para ser un proveedor aeronáutico de primer nivel para firmas como Airbus. El Programa Impulso recorre y revisa hitos que aúpan al éxito los proyectos de algunos emprendedores
 
 
El camino del éxito carece muchas veces de marcas. Es quien emprende aquel que primero señala con sus pasos un sendero por el que después otros siguen el rastro de sus pisadas. Pero ¿qué fue del primero?, ¿cómo se orientó?, ¿cuáles fueron sus puntos de referencia, sus apoyos, sus soluciones y sus resultados? El Programa Impulso organizado por El Norte de Castilla con el patrocinio de la Junta de Castilla y León y de Iberaval indaga sobre cuáles son las rutas tomadas por iniciativas que han encontrado la fórmula para asentarse, para crecer, para ampliar sus objetivos iniciales. El empresario Ginés Clemente, presidente del grupo aeronáutico Aciturri, ha sido esta vez el principal invitado al desayuno que ha tenido lugar en la hemeroteca del periódico. El grupo aeronáutico que dirige comenzó su andadura en 1977 como taller, instalado en un garaje y que contaba con un único empleado, él mismo. La primera ampliación fue hacer más grande aquel pequeño espacio que era propiedad de su suegra. Y su primera anotación e
En el libro de cuentas fue 200.000 pesetas en la columna del 'debe' que pagó letras a un interés ¡del 14%!, que en España entonces ni  se imaginaba cuál sería la trayectoria financiera con un término hoy de uso habitual del que en aquel momento no se había oído hablar: el euríbor. El conjunto de empresas que integra en la actualidad el Grupo Aciturri en Castilla y León, País Vasco, Madrid y Andalucía y también en varios países alcanza la cifra de 1.145 empleados.  

Clemente ha explicado y también ha mostrado los planes de futuro de la compañía ante los asistentes a este encuentro. En concreto: Jesús Vielba, de Irradia Creatividad; Carlos Burgos, presidente del club Emprende; Ángela de Miguel Sanz, presidenta de la Asociación de Jóvenes Empresarios (AJE), Javier Martín Fernández, presidente de Maderas BMC y promotor de la iniciativa Sumar, Sumar; Montse Torices, responsable del área de Emprendedores de la Agencia de Innovación y Financiación ADE; Begoña Cuetos Azcona, directora de Banca de Empresa y Corporaciones de BBVA, Óscar Criado del Rey Saez, de e-Tendas y Augusto Cobos, representante de la Universidad de Valladolid.

Carácter desde el inicio

En ocasiones se siente el carácter emprendedor y en el desayuno lo muestra el empresario, que empieza no por exponer su ponencia, sino por preguntar a los asistentes de qué quieren que les hable. Efectividad en estado puro. «Quizá lo que quieren oír es distinto de lo que tengo preparado», aclara el empresario. Óscar Criado del Rey es quien entonces cuenta una de las razones que le ha llevado a aceptar la invitación. «Me ha traído la idea de escuchar cómo se pueden sacar cosas adelante e innovar y, sobre todo, buscar apoyos. Hay muchos activos que ahora no se mueven y debemos intentar que se forme un puente que permita a los emprendedores encontrar financiación», cuenta el socio fundador y director general de la primera plaza de abastos virtual.

Primer paso, primer obstáculo

La financiación surge así de inmediato como uno de los elementos a superar desde el comienzo del proceso creativo y emprendedor. «Es que no puede ser que hoy la única posibilidad de financiación sea no pagar», critica Clemente, quien añade que resulta imposible comprender cómo se ha pasado «de que se financiaran las vacaciones a que no se pueda financiar la compra de una máquina herramienta por parte de un emprendedor, de un autónomo», dice el presidente de Aciturri. «Debemos estar más acompañados de nuestras entidades financieras, y también del capital privado, que en España no está acostumbrado a financiar las aventuras emprendedoras», agrega.

Los fondos propios

Estas primeras frases hacen que Begoña Cuetos, representante de una entidad financiera, sienta la necesidad de intervenir: «Es que es necesario que haya fondos propios, una aportación de la persona que emprende y también una mayor cultura de financiación privada», expone la directora de Banca de Empresas y Corporaciones del BBVA.

Lo ratifica Clemente, quien recuerda que a lo largo de su andadura se ha endeudado en varias ocasiones. «Siempre he sido consciente de que hay que correr riesgos. Tenemos que asumir que hay que estar implicados de verdad. Comprometidos será el adjetivo que repita a lo largo de su intervención. «Veníamos de un modelo donde había más implicados que comprometidos y hoy, en los inversores y en las empresas financieras hay prima la seguridad, la garantía de recobro», destaca y regala a la mesa un consejo: «Tienes que tener más ideas que dinero, pero hay que tener dinero para poner las ideas en marcha».

El efecto péndulo

«Es que se produce un efecto péndulo», indica Montse Torices. «Ahora se distingue a los proyectos con más garantía de recobro, no de viabilidad», comenta. «Pero las condiciones siempre han sido difíciles», apunta Ginés Clemente quien aserta que ahora, «hay más oportunidades que hace treinta años».

Entra Javier Martín, dispuesto también a contar su proyecto para promover emprendedores y que se basa en pasar a la acción en un sistema complejo, con un mercado global donde la competencia se produce en cualquier parte del planeta. «Y lo más valioso que tenemos es el talento, porque no tenemos ni tecnología diferenciada ni mano de obra barata. Y a ese capital no lo ayudamos, lo estamos echando», argumenta. Así que su propuesta es ayudar, mediante la creación de equipos multidisciplinares que aportan las organizaciones colegiales, para que tutoricen a los emprendedores.

La presidenta de AJE prefiere hablar de cómo solventar las dificultades sin coste, a través de sinergias entre los emprendedores y mucha imaginación. «Y parte de la solución está en que nos ayuden», dice y señala el ejemplo de Empresa Familiar, entidad de la que forma parte Martín y que ha sido presidida por Clemente, quien recuerda que «no todos los emprendedores tienen que ser empresarios, pero no conozco ningún empresario que no sea emprendedor», sentencia e insiste en la importancia del compromiso.

Cobos incluye una precisión: la formación en valores tiene que ser previa a la llegada a la universidad y señala que han cambiado las fórmulas educativas y hoy se promueve más la creatividad.